Aumenta el interés por los cursos de seguridad aeroportuaria en la Comunidad de Madrid

17 septiembre, 2021
Aumenta el interés por los cursos de seguridad aeroportuaria en la Comunidad de Madrid

Las grandes ciudades y sus entornos son lugares perfectos para el desarrollo de negocios y servicios de todo tipo, negocios y servicios que en otros lugares, directamente, no tendrían ningún sentido. Uno de ellos es el que está relacionado con todo lo que se requiere en un aeropuerto internacional. Un lugar como este es visitado cada año (sin pandemia de por medio, claro, como hemos comprobado en los últimos meses) por millones de personas. Y el simple paso de todas esas personas genera una serie de necesidades que hay que cubrir con celeridad y compromiso.

No cabe la menor duda de que estamos hablando de un lugar en el que la cantidad de servicios son de lo más variados. En un aeropuerto como lo es el de Barajas, podemos encontrar prácticamente de todo. Podemos ver un montón de negocios dedicados a la hostelería, a la venta de perfumes, a servicios financieros… La verdad es que un aeropuerto es un sitio en el que la variedad abunda y en el que se puede vender prácticamente lo que sea. Eso es algo que le otorga una riqueza tremenda al lugar y que genera puestos de trabajo por doquier.

Y, hablando de los puestos de trabajo que genera un aeropuerto como el de Barajas, haremos referencia a una noticia publicada en la página web del diario El País en la que se manifiesta que, en el año 2013, este aeropuerto generó 305.000 puestos de trabajo, algunos de ellos no ubicados directamente en el aeropuerto sino también en la ciudad de Madrid (en concreto, el 18%). Además, el lugar reporta una serie de beneficios que ese año fueron de 15.178 millones de euros. Como veis, hablamos de cantidades que no son baladíes ni mucho menos y que ponen en valor todo lo que engloba un aeropuerto moderno.

Según el portal web de Aena, el aeropuerto de Barajas registró en el año 2018 el mejor registro de su historia al haber cerrado el año con un total de 57’8 millones de pasajeros. Es decir, pasaron por este lugar más personas que las que componen el total de la población española. Además, es de importancia destacar el volumen de pasajeros internacionales, que también experimentó el mejor dato de su historia al haber alcanzado los 41’8 millones. Ni que decir tiene que esto significaba que nuestra economía, en términos generales, ya estaba recuperada de la crisis iniciada una década antes.

Al margen de todos los negocios que operan en un aeropuerto como el de Barajas, es evidente que una de las actividades de referencia en un lugar como este debe ser la de velar por la seguridad de la aviación. Es esta una cuestión por la que se está interesando cada vez más gente según lo que hemos podido saber gracias a los profesionales de Facilities Airport. En el último año, se han duplicado las peticiones para iniciar un curso al respecto de este asunto. El objetivo de todas estas personas, que sobre todo proceden de la Comunidad de Madrid es trabajar en Barajas. Y esto nos habla de la importancia que ha alcanzado últimamente el sector aeroportuario.

La recuperación del turismo es capital para Barajas

De toda la vida, se ha considerado a un aeropuerto como este capital sobre todo para la gente que viaja por negocios. Madrid es una verdadera referencia no solo española, sino también europea en este sentido y no cabe la menor duda de que este público es vital para que el aeropuerto goce de una cierta popularidad. Pero hay algo de lo que no nos podemos olvidar, y es que son muchas las personas que llegan a Madrid también con el objetivo de hacer turismo. Y es que ese turismo no solo se puede encontrar en la costa.

Eso en cuanto a llegadas, porque es evidente que, en lo que respecta a salidas, el turismo vuelve a ser uno de los factores principales por los cuales los madrileños (y las personas de otras comunidades cercanas a la Comunidad de Madrid) cogen un avión. Está claro que un aeropuerto como el de nuestra región es capital para España y que mantener los datos que venía mostrando hasta 2018 y 2019 es vital para que siga siendo un lugar interesante en el que erigir un negocio.

Estamos en un momento en el que coger un avión se ha convertido en una actividad extraña como consecuencia de la pandemia que se ha extendido y que ha condicionado nuestra vida hasta el extremo. Parece que, poco a poco, vamos recuperando una normalidad que creíamos perdida. Y esa es una noticia excelente porque repercutirá, a buen seguro, en todo lo que tiene que ver con el sector aeroportuario. Ojalá que más pronto se vuelvan a repetir los buenos datos que veníamos teniendo al respecto de este sector. Sería la mejor de las señales para el futuro de la economía española.