La piedra natural para revestimiento de paredes en espacios interiores

15 junio, 2021
La piedra natural para revestimiento de paredes en espacios interiores

Hay muchas maneras de darle personalidad a un espacio, ya sea porque estamos llegando a una nueva propiedad, o porque queremos cambiar radicalmente uno. Las paredes siempre son una de las primeras opciones a considerar porque suelen ser las menos problemáticas a la hora de hacer cambios en ellas.

Ya sea que se cambie el color de la pared, o que se le agreguen elementos para hacerla más interesante, el proceso siempre es más sencillo que, por ejemplo, cambiar los suelos. Las paredes no solamente sirven para delimitar las habitaciones, sino que son lienzos en blanco para utilizarlos según nos parezca más adecuado y según el tipo de decoración que queramos darle al espacio.

Las paredes exteriores si bien nos permiten jugar con ciertos elementos, tienen necesidades muy puntuales que deben ser atendidas si queremos que la estructura no sufra daños; pinturas especiales para soportar la intemperie, en caso de tener revestimiento este debe ser resistente a los cambios de temperatura, así como tener una instalación con los materiales  adecuados y una mano de obra especializada para garantizar que el trabajo que se haga sea de la mayor calidad.

El caso de las paredes interiores es diferente, porque aunque siempre se recomienda el uso de materiales de la mejor calidad, en estos espacios se puede jugar con otro tipo de factores, pues en el interior no se combate contra el clima y sus cambios. Lo que permite una variedad más amplia de cosas y materiales por utilizar.

Uno de los materiales más utilizados desde hace siglos tanto en interiores como en exteriores son las piedras naturales. Si hacemos memoria todos esos castillos del medioevo eran de piedra maciza, tanto en los suelos como en las paredes. Sin embargo, con el tiempo el uso de la piedra se vio relegado más a los suelos que a las paredes por su indudable resistencia al paso del tiempo. Lo bueno es que el revestimiento de piedra natural en paredes volvió al mercado por la personalidad que le puede dar a los espacios.

Las paredes con piedra no son nuevas, no se trata de pensar que estamos teniendo una gran revelación, pero sí se han dado cambios en tendencias decorativas que pusieron de nuevo a las piedras naturales en un lugar muy importante en relación a sus usos en interiores, y es de esto de lo que vamos a hablar.

Incorporar piedras para darle nueva vida a las paredes tiene una serie de ventajas que es importante conocer para que podamos considerarlas como una opción para el espacio que queremos cambiar, estas son algunas de ellas:

  • Variedad estética: La piedra natural ofrece una amplia variedad de texturas y colores, lo que la hace perfecta para cualquier ambiente y espacio. Los tonos pueden ir desde los más claros hasta los más oscuros, y los acabados pueden ser pulidos, rústicos, naturales, etc. Cada piedra es única y atemporal, lo que significa que los proyectos tendrán un aspecto noble e inimitable.
  • Inercia térmica: Una de las características más destacadas de este material es que posee una elevada inercia térmica, lo que lo convierte en un gran aislante que proporcionará un importante ahorro en calefacción y refrigeración, elevando de manera importante la eficiencia energética de la vivienda.
  • Durabilidad: La piedra natural es un producto muy resistente y duradero, de forma que se convierte en un material de construcción muy valioso con el tiempo. Su apariencia se mantiene a lo largo de los años sin deterioro, ahorrando así costes de mantenimiento.
  • Reutilizable: Tomando en cuenta la característica que mencionamos en el punto anterior las piedras naturales son los materiales de construcción más sostenibles por excelencia, ya que su vida útil no tiene porque terminar con la propiedad, sino que se puede reciclar y colocar en otra nueva construcción.
  • Aislamiento acústico: También debido a su gran masa, la piedra natural se convierte en un buen aislante para amortiguar los sonidos exteriores.
  • Versatilidad: Permite multitud de aplicaciones en todo tipo de proyectos: se adapta fácilmente a interiores y exteriores, ya que se pueden instalar en la fachada, paredes y suelos.
  • Ignífuga: La piedra natural es totalmente ignífuga. Además de ofrecer una total seguridad contra incendios en fachadas exteriores, permite su utilización en aplicaciones para fuentes de calor del interior de la vivienda.

Tipos de piedra natural para revestimiento de paredes

Según los especialistas de Pizarras y Derivados, estas son las piedras naturales más utilizadas para revestir paredes interiores en una propiedad:

  • Mármol: La resistencia y la durabilidad son dos de las características del mármol. Lo podemos encontrar en muchos colores que son fáciles de combinar para cualquier diseño. Es resistente a los cambios de temperatura y tolera muy bien la humedad. La piedra se puede pulir, dando un aspecto hermoso y con brillo.
  • Pizarra: Esta es una de las opciones más populares en lo que se refiere a revestimiento de paredes, además de ser muy respetuosa del medio ambiente. Se puede elegir de diferentes colores: verde, negro, rojo, tonos grises. Es una piedra de fácil instalación y que da una imagen de elegancia y originalidad al espacio que la contenga.
  • Salvaje: A menudo se utiliza piedra salvaje en interiores ya que es un material único y especial: el color y la textura no se repiten, por lo que la habitación parece inusual.
  • Granito: Una buena solución para cualquier habitación es el granito, esta piedra es resistente a la humedad, tolera cambios bruscos de temperatura, no se ensucia y no se desgasta con el tiempo. El granito puede cambiar los colores cuando cambia la iluminación, las caras brillan al sol, lo que hace que las habitaciones que lo contienen siempre se vean amplias y bastante iluminadas.

Inversión a largo plazo

Es evidente que la piedra natural puede ser más costosa que la pintura; sin embargo es una inversión que será para toda la vida, sin tener que gastar demasiado en mantenimiento constante. Si bien es cierto que la elección de este tipo de piedras para revestimiento tiene un costo más elevado, cuando vemos el panorama general, se trata de una ganancia económica a largo plazo.

Una o varias paredes revestidas con piedra natural no necesitarán retoques de pintura ni cumplir con procesos de mantenimiento anuales. La verdad es que la durabilidad de la piedra permite que luego de su instalación casi nos olvidemos de su manutención, pues por lo general quitarles el polvo o limpiarlas con un poco de agua y jabón neutro es suficiente.

Otro punto a favor de las piedras naturales en interiores es que si su instalación es la correcta, el riesgo de que se caigan piezas es mínimo, salvo que ocurran situaciones de gravedad (como terremotos), que puedan hacer que las estructuras presenten grietas. De lo contrario es como tener una pared convencional pero con mucha más personalidad.

Personalidad inmediata

Las piedras naturales le dan al espacio que las contenga una personalidad inmediata y un estilo que no dejará a nadie indiferente. Por lo general las paredes que cuentan con ellas son los centros visuales de la atención en el mismo momento que se pisa una habitación.

Por lo general no se necesita de mucho más para darle estilo a un espacio, pues la variedad de colores y texturas que ofrecen las piedras naturales, ya es suficiente para hacer resaltar todo lo que acompañe la decoración del espacio sin importar qué tipo de habitación sea.

Recomendaciones generales

Si bien es cierto que las piedras naturales como revestimiento para paredes le dan una belleza deslumbrante al espacio, algo que debe tomarse en cuenta es que se pueden usar diferentes tipos de piedras, siempre y cuando se usen en habitaciones distintas para evitar sobrecargar el efecto visual. Pues lo último que queremos es que esté todo tan cargado que en lugar de ofrecer un espacio agradable y elegante, se convierta en una fiesta donde no se pueden apreciar las particularidades de cada una.

Si se quiere dar un poco más de color manteniendo el uso de las piedras, la mejor opción es elegir una  piedra natural que tenga varias tonalidades, de manera que se pueda jugar con ellas manteniendo la estética tradicional y moderna a la vez.

Otro aspecto importante a destacar es que las piedras naturales van muy bien con los colores neutros, la madera y los metales. Por lo que combinarlas con diferentes materiales no les restará belleza, sino que se complementan unos a otros. El punto aquí es siempre prestar atención a la hora de la ubicación de los elementos, de manera que exista un equilibrio entre lo llamativo de la piedra, el mobiliario y los colores a usar.

Es evidente que las piedras naturales son una opción viable para darle un toque diferente a las paredes interiores. Lo más importante en este particular es elegir la que mejor se adapte a nuestros gustos y a la personalidad que se le quiera dar al espacio, pues dependiendo del tipo de piedra elegida el efecto puede ser más moderno, más tradicional, más rústico o más elegante.