Los españoles confían en la banca para el pago con biometría

26 Septiembre, 2016
Los españoles confían en la banca para el pago con biometría

Hace unos días, hablando con un amigo a quien, gracias a la ayuda del bufete de abogados especializado Durán y Durán le han dado la incapacidad absoluta tras un accidente laboral, comentábamos la dificultad que tenía ahora pagar, ya que va en silla de ruedas y muchísimos cajeros, pese a los esfuerzos por mejorar su accesibilidad, se encuentran a una altura en la que es imposible para él sacar dinero, cuando no simplemente llegar a ellos, ya que algunos tienen unas puertas muy pesadas para entrar, otros están tras subir unas escaleras… Es muy complicado, por lo que lo más práctico para él es pagar todo con tarjeta. Pero ¿es seguro? Para los españoles sí, y de hecho confían casi ciegamente en la banca y en la biometría para los pagos.

Y es que según un nuevo estudio publicado recientemente los españoles confían en sus bancos en comparación con otros medios e instituciones a la hora de proteger sus datos biométricos, como pueden ser las huellas dactilares o el reconocimiento a través del iris ocular. Más de la mitad de los consumidores (57 por ciento) confiarían en sus bancos para almacenar y mantener segura su información biométrica, por delante de agencias las gubernamentales u operadores de telefonía móvil.

Al ser preguntados sobre en quién confiarían más para utilizar estos servicios de confirmación de identidad, un porcentaje mayoritario escogió los bancos (86 por ciento) y los sistemas de pago (79 por ciento), seguidos de las grandes superficies y los centros comerciales (73 por ciento),  y por delante de marcas online de reconocido prestigio (71 por ciento).

Métodos biométricos preferidos

Según este mismo estudio, algo más de la mitad de los consumidores españoles (51 por ciento) desearían utilizar la biometría como método de autenticación. El crecimiento de la autenticación mediante huella dactilar en los pagos móviles está ayudando a que los consumidores entiendan mejor los beneficios de los pagos biométricos. Por ello un 74 por ciento de los encuestados afirmaron sentirse cómodos con este tipo de pago y más de la mitad de los españoles expresan la mayor preferencia por el escaneo de huellas digitales (53 por ciento) como una forma biométrica de autenticación para reemplazar a las contraseñas o el PIN. En este mismo sentido, el reconocimiento dactilar se considera como el método biométrico más seguro, según un 84 por ciento de los consumidores, por encima de otros métodos como el escaneo del iris (80 por ciento) o el reconocimiento instantáneo de una muestra de ADN (79 por ciento).

Según señalan los expertos, desde las pruebas con reconocimiento de voz hasta algunos de los métodos biométricos anteriormente mencionados, estamos viendo que tanto los bancos como sus competidores, están dando pasos positivos para adoptar esta tecnología con gran variedad de usos. Esta confianza del consumidor, tanto en la autenticación como en el almacenamiento de los datos biométricos, ofrece a los bancos un escenario perfecto tanto para los usuarios como para los propios bancos.