Breve Guía de Estilo de Decoración Escandinavo para el Hogar

26 febrero, 2018
Breve Guía de Estilo de Decoración Escandinavo para el Hogar

La irrupción de Ikea en nuestros hogares se ha hecho notar, ya son pocas las casas madrileñas que no cuentan con algunos de sus prácticos muebles desmontables.

Con Ikea, los países escandinavos han conquistado a medio mundo por su forma de concebir la decoración de interiores, el gusto por lo práctico y lo minimalista que consigue los mejores resultados para conseguir armonía en nuestro hogar.

Se dice que “menos es más” y este es uno de los sellos más distintivos del estilo de decoración de los nórdicos, con muebles de madera con lacados blancos consiguen decorar una estancia a la perfección.

No verás muchas molduras en este estilo de decoración, de hecho se huye de cualquier elemento barroco o excesivo. En los países del norte prima la sencillez y se busca crear sensación de hogar y calidez. Una filosofía “hygge” cuyos adeptos no dejan de crecer. En esta filosofía prima la sensación de todo lo “hogareño” por encima de todo lo demás.

En palabras de Mikkel Larsen, agregado de comunicación de la Embajada de Madrid esta filosofía “sería una mezcla entra acogedor, bienestar, estar en una situación en la que te sientes cómodo, relajado y libre”

Desde dedicar algo de tiempo todos los días a hacer algo que te haga sentir bien con la gente que quieres o tu solo a buscar espacios que cuiden ese carácter acogedor. Una buena iluminación y relajante música de fondo. Una chimenea puede ser el elemento ideal pero, si no, las velas son imprescindibles. Unas flores frescas sobre una mesa de madera, un mantel colocado con total precisión, para ayudar a conseguir ese toque especial que invita a disfrutar de la sencillez.

Se trata, en definitiva de cuidar de los pequeños detalles para sentirnos cómodos, que viene a reflejarse también en su estilo de decoración.

Así, la forma de concebir el espacio según el estilo escandinavo parte de la búsqueda por aprovechar todos los rincones de cada espacio para sacarles el máximo partido.

Minimalismo en Acción.

Las paredes suelen ser blancas y vestidas con grandes cuadros que son los que suelen llevar el peso de color en la casa. Y es que, siendo los muebles de colores blancos o claros, además de en los cuadros en este estilo decorativo también se juega con los textiles para dar notas de color a las estancias.

Precisamente este gusto por el pragmatismo reina en cada detalle y objeto empleado en la decoración de un hogar con este estilo. Por otro lado, el gusto por combinar materiales, desde maderas a metales, mármol, metal, madera y fibras naturales. Cortinas para vestir grandes ventanales ya sean de lino o de algodón.

También hay un gran sentido creativo, con lo que los muebles suelen tener diferentes funcionalidades, de ahí el gusto por los muebles modulares, ya que estos ayudan a cambiar las estancias al dar mucho juego en sus múltiples y posibles combinaciones. Así, dependiendo de nuestro estado de ánimo podemos jugar a hacer pequeños cambios en la distribución de estos muebles y generar nuevos espacios.

Cada vez es más fácil encontrar este tipo de muebles modulares en muchas tiendas, algunas como Dismobel, tienen un catálogo muy amplio de piezas modulares para la decoración de nuestro hogar.

También hay un gusto especial por la naturaleza y por integrarla a la hora de decorar nuestra casa. Por ello, se añaden elementos que nos recuerdan a la naturaleza, principalmente plantas de interior. Lo mejor son plantas que no supongan un cuidado muy exhaustivo.

Decorar con plantas es todo un arte, podemos utilizar grandes y elegantes maceteros que combinen con el resto de los colores de la estancia, así como colgarlas de las paredes creando un curioso y llamativo efecto con maceteros colgantes.

Al fin y al cabo, las plantas le dan ese toque de vida y color sin el cual nuestra casa estaría inacabada. La forma de distribuirlas es libre desde sencillos maceteros a por las estanterías o en las mesas.

Siempre podemos jugar con diferentes composiciones de plantas pequeñas a grandes, o incluso con una pequeña escalera interior sobre la que colocar nuestras plantas.

El baño también es un buen sitio en el que colocar un par de plantas, eso sí siguiendo las premisas minimalistas de este estilo tampoco debemos pasarnos y terminar teniendo una jungla, pero un par de plantas conseguirán darle ese toque natural que tanto gusta a este estilo.