Ayudando a las startups a desarrollarse con éxito

7 noviembre, 2017
Ayudando a las startups a desarrollarse con éxito

Startup es un nuevo término que seguro que no dejas de oír en los últimos tiempos, pero, ¿sabrías decir en qué consiste exactamente?

Cuando hablamos de startups nos estamos refiriendo a empresas de nueva creación con importantes posibilidades de éxito, que, con sus innovadoras ideas,  pretenden facilitar y  mejorar los procesos y que, por norma general, están relacionadas con las nuevas tecnologías de la información.

Una startup es principalmente una empresa de capital-riesgo que buscan innovar, desarrollar nuevas tecnologías y diseñar procesos web, con el objetivo de que el mercado tenga una experiencia de uso simplificada y fácil.

La ventaja de este tipo de empresas tecnológicas frente a otras empresas de nueva creación, es que la necesidad de capital suele ser mucho menor, lo que tiende a favorecer su crecimiento a medio y largo plazo.

¿Dónde podemos encontrarnos con startups?

Normalmente, las startups, huyen de los horarios fijos y de los espacios tradicionales de trabajo, y tienden a reunirse para trabajar en centros de negocios como The Undergorund Den S.L , en Madrid, enfocado a ayudar a startups y coworkers a triunfar, proporcionándoles todo lo necesario para que su proyecto crezca: asesoramiento legal, ayuda en financiación, estrategia empresarial, imagen corporativa, gestión de ventas, organización de eventos… Buscan desarrollar algo diferente, algo nuevo, dar valor añadido a sus clientes. Por ello, han pensado hasta en el mínimo detalle para hacer realidad este sueño. The Underground tiene un espacio de más de 100 mpara puestos de trabajo compartido, totalmente equipados para empezar a trabajar desde el primer día. Los coworkers disponen de sala de reunión, zonas comunes y de visitas, prensa diaria, cocina-office, conexión rápida de internet, impresora-fotocopiadora, control de accesos con huella digital, secretaría y parking público justo al lado.

Características de las startups

Ya hemos dicho que suelen ser empresas tecnológicas de nueva creación, que huye de los convencionalismos, de los horarios preestablecidos y de las jerarquías, valorando por encima de todo, la creatividad y los méritos del grupo. Poco importa quién haya tenido la idea, lo verdaderamente relevante es el grado de implicación de cada uno de ellos.

Las startups se apartan de la mediocridad y solo tienen cabida las personas amantes del riesgo, del cambio y de la aventura. Si no posees su capacidad de adaptación, tu empresa nunca podrá ser una startup.

Más que el trabajo, lo fundamental está en la diversión que supone la creación y la participación en una startup. Las personas que viven pendientes del tiempo no encontrarán su lugar aquí.

Suelen ser empresas que no necesitan una gran inversión y el capital sólo es visto como una herramienta para seguir creando, algo necesario para emprender.

Todos los miembros de una startup tienen el mismo peso, no hay jefes, únicamente miembros equitativos de una empresa, en la que cada uno de ellos es igualmente importante. El respeto mutuo y la tolerancia se hacen absolutamente imprescindibles.

Cada cual se ocupa de lo que sabe hacer, dando como resultado una visión de conjunto perfecta. En este sentido la comunicación fluida y constante entre todas las partes será determinante. L a figura del líder es aquí fundamental, como nexo de unión del grupo y como elemento motivador y como modelo a seguir.

Se conocen a sí mismos y a sus clientes, sin duda la clave del éxito empresarial, y nunca se cierran ante nuevos retos, nuevas ideas, nuevos objetivos.